¡He muerto!

Dejé el cigarrillo; dejé de discutir por situaciones sin motivo; dejé de hablar de política y de políticos que no se ocupan de mi; dejé el café por la mañanas sin compañía; dejé de querer morirme en madrugadas somnolientas; dejé de seducir a las mujeres por mi letra; dejé la fraternidad por el alcohol hasta amaneceres; dejé los libros de filosofía cubiertos de polvo; dejé de escuchar las canciones de Tom Waits, John Lennon, Depeche Mode y Marianna Faithfull; dejé de amar a mis padres; dejé en un baúl recuerdos de mi infancia; dejé comida para mi gato en su charola de mi amor; dejé a un par de amigos solos por su vida; dejé mi libreta lleno de frases de un libro que nunca escribí; dejé las alabanzas en forma de besos, agradecimientos y abrazos; dejé de ser yo mismo en la calle de los individuos; dejé mi historia de mi vida en un lapso de tiempo.
Ahora soy polvo, estrellas, llantos y recuerdos.
He muerto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s