Donde quiera que te encuentres

Hubiese renunciado a mis letras por besarte en una madrugada como esta. Me inquieta la melodía que arropa mi cama, y la nostalgia por ti se acrecienta cada vez más; un poco más a la salida del sol. No hay emociones que sacudan mi ilusión de ser amado. Todo me parece una mentira, y la mentira una maldita realidad que deviene en mi mente en forma de tinta y humo de cigarrillo. No tengo aflicción por nada, he renunciado a mujeres locas que dicen amarme y sólo me llena el vacío, mi comida favorita y aquella vieja carta de Quiróga que recogí en una tienda de recuerdos en mi último viaje a Madrid. No te maldigo, he aprendido a matarme con un trago de cerveza y la vieja poesía que intento imitar me ha convertido en un hombre de fe que ha hecho que respete lo inexplicable. No lo niego, te extraño tanto. ¡Adiós! ¡Adiós! te doy mi bendición.

Mi amor, donde quiera que te encuentres.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s