Besos

En cada beso tuyo uno renace, en cada ojo que me mira adoro y canto, en tu cabello me escondo de la muerte, en tus manos me ato a la aventura, en tus senos me derrito de placer y en tu nombre guardo el título de un poema. Esas son mis razones de amor que te entrego esta centuria: sonetos de madera que sólo se levantaron porque tú les diste la vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s