Esperanza infiel

Cuando quise apostarle a la musa, la dichosa musa salió corriendo por la calle de la indiferencia, cuando quise apostarle a la libertad, me tendió una trampa que terminó por maniatarme y encerrarme en una caverna de seducciones, cuando quise apostarle al conocimiento, mi ignorancia atacó con mayor fuerza hasta convertirme en un ser iluso y arrogante, cuando quise apostarle al comienzo, el pasado se apoderó de mis ojos y mis lágrimas, cuando quise aportarle a la fraternidad, terminé recogiendo los frutos de la barbarie y la envidia, cuando quise aportarle al amor, tu abandono y la soledad se conocieron, cuando quise apostarle a olvidarte, la pluma y la letra llegaron para desangrarme.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s