Sobre bebedores

No importa cuánto uno pueda beber, si siempre existe una oportunidad para poder hacerlo. Pueden deslumbrarse millones de formas, pero mientras exista un motivo; ese motivo se convierte en la sensación perfecta. Los hombres despechados nunca sabremos dar la excusa exacta para tomarnos un buen trago, solamente lo hacemos y ya. Sin temores, ni rencores, sin odios y con muchos amores, con desquicio y siempre con exceso. La soledad siempre es una excusa para escribir bajo los efectos de la cerveza, ron o cualquier otra bebida que inhiba los pensamientos sinceros del buen borracho.
Pero eso no importa porque lo que siempre trasciende, en una sociedad casta e hipócrita, son los argumentos políticamente correctos de las personas que se consideran buenas y ejemplares. De ahí que tanto vegano, impoluto, anticlerical y demócrata sin serlo sinceramente. El problema no es ser, es aparentar ser lo que no se es. Pero eso tampoco importa porque el individuo no lo consume y no está educado para ser asimilado.
Uno debiera escribir cosas que radien el insomnio, pero que mejor que emitir lo que un borracho realmente siente y contempla. Todo es cuestión de convicción aunque nunca no lo sea.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s