Tus piernas

Tus piernas buscan la plenitud. Por eso huyen de cada instante agotado y dejan el rastro de su quemadura. Tus piernas son un espejo que también sueña con duplicarse. Pero yo sólo busco abrirlas en un manantial de sexo sin amor en una tarde sin quejarse. Puede que sea que un hijo de puta que pretende conquistar mujerzuelas de ocasión, pero ni tu eres muy guapa, ni yo soy un borracho. Simplemente no nos merecemos. Pero tus piernas siempre serán mi excitación que interroga mi deseo y deslumbran los colores de mi maldita costumbre de mantenerme solo, ebrio, sin dirección.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s