Mi inspiración

Tienes la costumbre de llegar fugaz, me inquietas, me seduces, me entretienes. Casi nunca llegas cuando te busco, llegas inesperadamente. Tal vez sea porque el silencio te seduce o porque eres acompañante de la noche, de la lluvia, de la magia de la ilusión o de la condena de la soledad.
Siempre me buscas queriéndome decir algo; tratas de que te encuentre siempre activa, e inesperadamente te sostengo con mi pluma y una idea que busco exclamar con sentimiento y precisión.
Tratas de motivarme con nuevas mujeres, esas mujeres que dicen quererte, que dicen admirarte, que dicen seducirte, que dicen que las ames, con temor, sin rencor, con pasión, con ternura, con sencillez y demasiada armonía. Porque su cuerpo es lo más parecido a la música, bella cuando se sabe tocar e interpretar, pero difícil para sentirla y cautivarla para escuchar ese canto luminoso.
Yo te he evito, trato de evitarme para que no me consumas en tus abrazos, en tus labios, en tu piel de rosa, en tus ojos de nobleza.
Me restituyo de tu poder, me escondo en la poesía que lucha, que une y reivindica.
A pesar de ello mi filosofía eres tú, mi virtud, mi anhelo y mi condena.
Siempre tienes la maldita costumbre de llegar cuando nunca te busca; eres mi inspiración.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s