Dolor

Y si, después de mucho tiempo sigues doliéndome tanto que hasta disimulo mis noches comprendiendo que te fuiste. Siempre fuiste una sabía, tanto que hasta me hiciste comprender que en el adiós también uno aprende, y uno aprende que los hombres como yo extrañamos eso que nunca tuvimos porque hombres como yo, somos finitos con sed de infinitud. Justo como mi amor y tu amor por la libertad. Ni siquiera puedo pelear contra esa libertad tan tuya, porque gracias a esa libertad de hermosa mujer fue como me enamoré. Aún así sigues doliéndome, pero tu estás conmigo no en cuerpo ni en mi fantasía, eres tan libre que estás conmigo en mi letra y en mi poesía.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s