Pesimistas

Somos los típicos pesimistas que deambulamos entre escombros de cerveza y tabaco. Esos mismos hijos de puta que dejaron de encontrar sin razones para beberse un trago de emoción, alegría o esperanza. Sí, somos esos pequeños grandes bastardos que andamos sin rumbos por la vida. En donde los sueños que alguna vez quisimos alcanzar hoy no causan satisfacción alguna, ya que se convirtieron en parte de la existencia ordinaria. En donde el trabajo cansa, el amor esclaviza, la educación aburre, los hijos atan, el sexo no relaja y las calles matan. Si esto es la vida que alguna vez cuán de pequeños nos prometieron, deseo no volver a nacer en la senda de la cordura. Quien no enloquece no necesariamente tiene una vida aburrida, sino todo lo contrario, la muerte se convierte en la aventura más divertida. Supongo que por eso, es ese algo por lo que vale la pena vivir, por el simple hecho de que llega sin aviso; y uno cuando se va, uno jamás llega a casa de esa fatal fiesta. ¡Pero vaya que se hace aburrido esperar ese momento! El problema de todo es cuando lo único que divierte es beber alcohol, gritar como estúpido y cantar como nunca. Como si se fuera a terminar de una vez por todas esta tremenda aburrición. Sin embargo, ahí estamos esperando una luz de esperanza que llegue y motive de nuevo a vivir. Un amor, una mujer, un libro, un poema, una música nueva, un hijo, un trabajo digno o mejor, que el trago de ron vuelva a conservar ese sabor tan excéntrico que nos motive a renacer y hacer que esto valga la maldita pena.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s