Me evitas

Mujer, me evitas. Evitas mis caricias, mis besos, mis enojos, mis ilusiones. Mujer, me evitas. Evitas mis borracheras, mis discusiones, mis proyecciones. Mujer, me evitas. Evitas mis flores por ti, mis libros que no he acabado de leer, mi música. Mujer, me evitas. Evitas mi imperfección, mis tiempos de pasión, mi alma monolítica. Mujer, me evitas. Evitas un cuento por hacer, una fantasía por realizar, una realidad imposible de descifrar. Mujer, me evitas. Evitas la espera por ti, el hambre de ti, mis excitaciones por ti. Mujer, me evitas. Puedes evitarme en cuerpo y mente. Pero nunca evites a un poema que se intitule tú; porque en ella va mi vida.

 

Desilución

Y uno aprende a mantenerse despierto. Después de varios intentos fracasados en el amor, uno aprende a equilibrar sus distorsiones. Uno se hace más perspicaz en la sombra de la vida. Se acostumbra por adaptarse a las diversas situaciones que ponen en tensión entre la tranquilidad y la aventura. Termina por convivir consigo mismo en el limbo de la soledad, del monólogo y de la ternura individual. La felicidad se convierte en un elemento vacío, el jazz cuando suena se hace complicado escucharlo y la cerveza se convierte en un estandarte de paz, pero también de frustración y aburrimiento. Las drogas nunca fueron un camino adecuado, desde pequeño aprendí a intoxicarme solo. Sin embargo, se hace inevitable el sentimiento de esperanza; en donde uno aprende a esperar lo que tal vez nunca llegará. Y para el efecto de esta noche, uno espera lo que tal vez ya se ha marchado para siempre.

Fe en la humanidad.

Pensamiento de insomnio noche tres

Llegó en diciembre. Todo era gris hospital y ahora suenan violines como si fuera agosto. Supongo que llegó para revolverme la vida con sus labios rojos.
A ratos suena Graciela y no sé si quiero romperme la vida en sus medias o romperle las medias durante toda mi vida. A veces lee a Hermann Hesse apoyada en mi hombro y te juro que cerraría todas las bibliotecas del mundo
para leerle los labios.
Podría alumbrar la oscuridad de la pena con su forma de amanecer pero es de las que piensan que las rosas no calman el dolor de los cementerios. No le falta razón, al fin y al cabo matamos seres vivos para adornar a los muertos. Me ha puesto la vida con piel de gallina, y no seré yo el que trate de alzar el vuelo inútilmente. Le digo a las flores que he vuelto, le pido a la vida que te quedes.

Dolor

Y si, después de mucho tiempo sigues doliéndome tanto que hasta disimulo mis noches comprendiendo que te fuiste. Siempre fuiste una sabía, tanto que hasta me hiciste comprender que en el adiós también uno aprende, y uno aprende que los hombres como yo extrañamos eso que nunca tuvimos porque hombres como yo, somos finitos con sed de infinitud. Justo como mi amor y tu amor por la libertad. Ni siquiera puedo pelear contra esa libertad tan tuya, porque gracias a esa libertad de hermosa mujer fue como me enamoré. Aún así sigues doliéndome, pero tu estás conmigo no en cuerpo ni en mi fantasía, eres tan libre que estás conmigo en mi letra y en mi poesía.

Si yo fuera mujer

Si yo fuera mujer seguramente quisiera un hombre tierno para llenarlo de fortaleza. Si yo fuera mujer seguramente quisiera a un hombre esclavo de su destino para liberarlo de su embrollo. Si yo fuera mujer seguramente quisiera un hombre sobrio para embriagar-lo de fuego incesante con mi cuerpo y mi sexo. Si yo fuera mujer seguramente no quisiera a un hombre ordinario porque conmigo sería extraordinario. Si yo fuera mujer seguramente no quisiera a un hombre que depositara su encanto en la mentira, encontraríamos nuestra verdad siendo nosotros día trás día. Si yo fuera mujer seguramente muchos hombres me llamarían loca por abrir mis alas e imaginar lo inimaginable. Si yo fuera mujer seguramente muchos hombres me desearían no por sensata y manipulable, sino por segura e impredecible. Si yo fuera mujer seguramente jodería la vida de muchos de mis amores porque llevarían consigo mis palabras, mis pasiones, mis besos y mis fantasías.

Soy

Soy más del agua que del viento, soy más de abrazos que de autógrafos, soy más de la luna que del sol, soy más de la ternura que de la fuerza, soy más de la letra que del número, soy más de la emoción que del pensamiento, soy más de la cerveza que del vino, soy más de la cocina que de la fábrica, soy más de mi ignorancia que de mi arrogancia, soy más de mi pasado que de mi presente, soy más del sonido que del silencio, soy más del caos que del orden, soy más de mis amores tenidos que de experiencias realizadas, soy más de la poesía que de la novela, soy más de la política que de la arquitectura, soy más del baile que quedarme quieto, soy más de la sinceridad equivoca que de la intolerancia represiva, soy más del todo que de nadie.